REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
CORTE DE APELACIONES 2


REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA






CIRCUITO JUDICIAL PENAL DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN
JUDICIAL DEL ÁREA METROPOLITANA
DE CARACAS.
CORTE DE APELACIONES
SALA 2

Caracas, 06 de Agosto de 2012
202° y 153°


PONENTE: ARLENE HERNÁNDEZ R.
EXPEDIENTE Nº 2012-3465.-

Corresponde a esta Sala decidir sobre el Recurso de Apelación interpuesto por los abogados ALFREDO LEONARDO PEREZ RAMÍREZ y JOHANNA VICTORIA GARCIA, en su carácter de Fiscal Principal y Auxiliar Centésimo Quincuagésimo Séptimo del Ministerio Publico de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con Competencia de la Materia contra las Drogas, respectivamente, de conformidad con lo establecido en el artículo 447 numerales 4 y 5 del Código Orgánico Procesal Penal, contra de la decisión dictada el 17 de junio de 2012, por el Tribunal Undécimo (11°) en Funciones de Control de este Circuito Judicial Penal, que acordó medida cautelar sustitutiva de libertad al ciudadano GABRIEL RODRIGUEZ MORALES, conforme a lo previsto en el artículo 256 numeral 3 del Código Orgánico Procesal Penal, por la presunta comisión del delito de POSESION DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES, previsto y sancionado en el artículo 153 de la Ley Orgánica de Drogas.


DE LA ADMISIBILIDAD

El 23 de julio de 2012, respecto al Recurso de Apelación presentado, esta Sala se pronunció así:


“El Recurso de Apelación, se ejerció con sustento en los numerales 4 y 5 del artículo 447 del Código Orgánico Procesal Penal, por lo que una vez revisado se constata que no existe en el mismo ninguna de las causales de inadmisibilidad enumeradas en la disposición que antecede, al evidenciarse que éste se interpuso por los abogados ALFREDO LEONARDO PEREZ RAMIREZ y JOHANNA VICTORIA GARCIA, en su carácter de Fiscal Principal y Auxiliar Centésimo Quincuagésimo Séptimos del Ministerio Publico de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con Competencia de la Materia contra las Drogas, dentro del lapso previsto en el artículo 448 del Código Orgánico Procesal Penal, tal y como se desprende del computo practicado por secretaria del Juzgado de la recurrida, el cual riela al folio treinta y cinco (35) del presente cuaderno de incidencia, e interpuesto en contra de una decisión que no es de aquellas que son irrecurribles o inimpugnables por disposición de la ley.

De tal manera, que el recurso propuesto cumple a prima facie con los requisitos de legitimidad, oportunidad y agravio, por lo que se admite, conforme a lo establecido en el artículo 450 del Código Orgánico Procesal Penal. Y ASI SE DECIDE.-

En virtud de lo expuesto, esta Sala de Apelaciones resolverá sobre la procedencia de la cuestión planteada y dictara la decisión a que hubiere lugar dentro del lapso legal correspondiente.

DISPOSITIVA

Por todo lo anteriormente expuesto, esta Sala Dos de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, actuando de conformidad con lo establecido en los artículos 437 y 450 del Código Orgánico Procesal Penal, emite los siguientes pronunciamientos:

PRIMERO: ADMITE el Recurso de Apelación interpuesto por los abogados ALFREDO LEONARDO PEREZ RAMIREZ y JOHANNA VICTORIA GARCIA, en su carácter de Fiscal Principal y Auxiliar Centésimo Quincuagésimo Séptimos del Ministerio Publico de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con Competencia de la Materia contra las Drogas, respectivamente, de conformidad con lo establecido en el artículo 447 numerales 4 y 5 del Código Orgánico Procesal Penal, contra de la decisión dictada el 17 de junio de 2012, por el Tribunal Undécimo (11°) en Funciones de Control de este Circuito Judicial Penal, que acordó medida cautelar sustitutiva de libertad, conforme a lo previsto en el artículo 256 numeral 3 del Código Orgánico Procesal Penal, por la presunta comisión del delito de POSESION DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES, previsto y sancionado en el artículo 153 de la Ley Orgánica de Drogas.”

DE LA DECISIÓN RECURRIDA

En fecha 17 de junio de 2012, el JUZGADO UNDÈCIMO (11°) DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIONES DE CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS, dictó los siguientes pronunciamientos, en los términos siguientes:

(Omissis).-

“…SEGUIDAMENTE EL JUEZ LE CONCEDE EL DERECHO DE PALABRA AL FISCAL DEL MINISTERIO PÚBLICO, QUIEN EXPONE: "quien fueron (sic) aprehendidos (sic) por funcionarios adscritos a la Policía Nacional Bolivariana el día 17 de Junio de 2012, en las circunstancias de modo tiempo y lugar que se encuentran descritas en el acta policial, en virtud de lo señalado en el acta policial así como de las actas traídas a este Órgano Jurisdiccional, el Ministerio Público solicita se siga la presente averiguación por el Procedimiento Ordinario, en virtud que faltan diligencias por practicar, conforme a lo dispuesto en el artículo 373 en su último aparte de la Ley Adjetiva Penal; precalifica los hechos como TRAFICO EN LA MODALIDAD DE DISTRIBUCIÓN, previsto y sancionado en el artículo 149 segundo aparte de la Ley Orgánica de Droga; en cuanto a la medida de coerción personal esta representación fiscal estima que concurren las tres circunstancias establecidas en el artículo 250 del Código Orgánico Procesal Penal, para dictar una medida privativa de libertad, ya que es evidente que estamos frente a un hecho punible que merece pena privativa de libertad y no se encuentra prescrito, existen suficientes elementos de convicción donde hacen presumir que los ciudadanos son autores o participes de este hecho punible toda vez que existe un acta policial que da cuenta de la manera en que se produjo la aprehensión de estos ciudadanos; tenemos una presunción razonable de peligro de fuga o de obstaculización en la búsqueda de la verdad por la pena que podría llegarse a imponer, es por ello que solicito se le imponga al ciudadano GABRIEL RODRÍGUEZ MORALES una Medida Preventiva Privativa de Libertad, por encontrarse llenos los extremos del artículo 250 ordinales 1º, 2o y 3o, 251 2º, 3° y parágrafo primero y 252° numeral 2° del Código Orgánico Procesal Penal, es todo". SEGUIDAMENTE, EL JUEZ PASA A IMPONER AL APREHENDIDO DEL CONTENIDO DE LA NORMA INSERTA EN EL ARTÍCULO 49 ORDINAL 5° DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, ASÍ COMO DEL CONTENIDO DE LOS ARTÍCULOS 125 Y 131 DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL Y UNA VEZ HECHA LA LECTURA DE LAS MENCIONADAS NORMAS, LA (sic) JUEZ LES ADVIERTE AL IMPUTADO QUE SU DECLARACIÓN ES UN MEDIO PARA SU DEFENSA Y QUE LO HARÁ SIN COACCIÓN Y APREMIO Y SIN JURAMENTO. IGUALMENTE, LE INFORMA EN FORMA CLARA Y PRECISA SOBRE LAS FORMULAS DE SOLUCIÓN ANTICIPADA, PREVISTAS EN LOS ARTÍCULO 40, 42 Y 376 DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL, COMO ES LA SUSPENSIÓN DEL PROCESO, ACUERDOS REPARATORIOS Y ADMISIÓN DE LOS HECHOS. SEGUIDAMENTE EL CIUDADANO JUEZ, LE PREGUNTA AL IMPUTADO SI DESEA DECLARAR, QUIEN MANIFESTÓ QUE "si". De seguidas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 136 del Código Orgánico Procesal Penal, se le interrogo sobre sus datos personales e informo ser y llamarse: escrito GABRIEL RODRÍGUEZ MORALES de nacionalidad Venezolano, natural de Caracas, fecha de nacimiento 15-06-1993, de 19 años de edad, de estado civil soltero, de profesión u oficio Moto taxi y estudiante, hijo de Liseth Morales Colorado (V) y Víctor Rodríguez (V) residenciado en: Isaías Median Angarita, Calle el Amparo, Callejón la Cristal, Casa № 53, Catia, y titular de la cédula de identidad № V-23.630.410, quien entre otras cosas, expone lo siguiente: Esa cantidad de droga que me pusieron no era, yo nada mas tenía en el bolsilla (sic) una bolsa que era de mi consumo y como yo no pague lo que me estaban pidiendo que era 10 millones de bolívares, me llevaron preso, yo soy consumidor de marihuana, En este estado se le concede la palabra al fiscal del Ministerio Publico a los fines de que formule preguntas al imputado, quien expone: " l.-diga cuanto es la cantidad que tenía en su bolsillo? R= "Era de un gramo y no me acordaba que lo tenía hay (sic) 2.- se encontraba algunos testigos que se encontraba en el lugar? R= si ellos estaban pero no me recuerdo el nombre de ningunos-". Seguidamente se le concede la palabra a la Defensa a los fines que formule pregunta al imputado, quien expone: 1. Diga al tribunal el nombre de las personas que estaban hay (sic) ? R= "mi hermano Eduardo Rodríguez. Que consume? R= perico y monte. Es todo. ACTO SEGUIDO, SE LE CONCEDIÓ LA PALABRA A LA DEFENSA PÚBLICA DEL IMPUTADO, QUIEN EXPUSO: "esta defensa cita textual en primero (sic) lugar rechaza la Medida privativa de libertad porque si analizamos las cadena de custodia aparecen los funcionarios los cuales ellos establecen la cadena de custodia y no aparece el peso que arrojó la cantidad no hay persona alguna que pueda constatar que le fue incautado alguna droga que no hay testigo. En el acta policía hay duda en el acta policía (sic) ya que firman varios funcionarios y en la vista y solo firma el oficial montilla, este joven no tiene antecedentes, no tiene registro policial se puede realizar los exámenes toxicológicos y un día sábado que si podía existir personas que colaboraran con la investigación y también merece una oportunidad y el beneficio de la duda, no estoy de acuerdo con la precalificación solicitada por el representante fiscal. Es todo". SEGUIDAMENTE EL CIUDADANO DR. JAVIER TORO IBARRA, JUEZ DEL JUZGADO UNDÉCIMO DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIÓN DE CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS, ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY, Y OÍDAS LAS EXPOSICIONES DE LAS PARTES, HACE LOS SIGUIENTES PRONUNCIAMIENTOS: PRIMERO: Se acuerda que la presente investigación continué por la vía del procedimiento ordinario, tal y como lo establece el último aparte del artículo 373 del Código Orgánico Procesal Penal, toda vez que faltan diligencias por practicar, a los fines de establecer la verdad de los hechos por las vías jurídicas, según lo establecido en el artículo 13 del Código Orgánico Procesal Penal. SEGUNDO: En cuanto a la precalificación hecha por el representante del Ministerio Público, como es la comisión del delito TRAFICO EN LA MODALIDAD DE DISTRIBUCIÓN, previsto y sancionado en el artículo 149 segundo aparte de la Ley Orgánica de Droga, este Tribunal no comparte la misma, ya que es evidente según las máximas de experiencia, que el ciudadano es un consumidor habitual de la denominada sustancia, situación esta que se corrobora con lo dicho por el mismo imputado, cuando afirma que el es consumidor, también tenemos que tomar en consideración dos aspectos importantes en este caso en particular, el primero estriba en que los funcionarios policiales, no se hicieron acompañar de testigos a los fines de realizar el procedimiento, y el segundo aspecto, es el hecho de que el pesaje de la droga supuestamente incautada es un pesaje "bruto", es decir, que al realizar el pesaje final en los laboratorios respectivos, esta droga incautada pudiera resultar con un peso menor al ya indicado, estando dentro de los parámetros del consumo, por tal razón se cambia la calificación a la de posesión de sustancias estupefacientes, haciendo la aclaratoria que dicha precalificación es provisional la cual puede aumentar o disminuir en el transcurso de la investigación. TERCERO: En lo que respecta a la medida preventiva privativa judicial de libertad conforme a lo establecido en los artículo 250 numerales Io 2o y 3o, 251 numeral 2o, 3o y 5o y 252 numeral 2o del Código Orgánico Procesal Penal, solicitada por el Representante Fiscal a la cual hace oposición la defensa; este Tribunal considera que existe un hecho punible que merece pena privativa de libertad y que no se encuentra prescrito; existen fundados elementos de convicción que hacen presumir la participación del ciudadano GABRIEL RODRÍGUEZ MORALES, en la comisión del hecho punible, como lo es el acta policial que señala las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que ocurrieron los hechos y cuál es la participación del imputado en los hechos que se le atribuye; pero es indispensable indicar, que en razón al cambio de la calificación hecha por este órgano jurisdiccional, se desvirtúa el numeral tercero del artículo 250, pues la pena que pudiera llegar a imponerse no excede de los diez (10) años, entendiendo quien aquí decide que las resultas del proceso se pueden salvaguardar con una medida menos gravosa a la solicitada por la Fiscalía del Ministerio Público, de las contempladas en el artículo 256 numerales 3 Código Orgánico Procesal Penal, la cual consiste en la presentación periódica en este despacho cada treinta días. CUARTO: Se acuerda proveer las copias simples de la presente acta a la defensora pública. Líbrese la correspondiente boleta de encarcelación a nombre del imputado. Quedan notificadas las partes de la presente decisión de conformidad con lo previsto en el artículo 175 del Código Orgánico Procesal Penal. SE DECLARA CERRADA LA AUDIENCIA, siendo las 12:00 horas del mediodía…”

DEL RECURSO DE APELACIÓN

En fecha 25 de julio de 2012, los abogados ALFREDO LEONARDO PEREZ RAMIREZ y JOHANNA VICTORIA GARCIA, en su carácter de Fiscal Principal y Auxiliar Centésimo Quincuagésimo Séptimo del Ministerio Publico de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con Competencia de la Materia contra las Drogas, respectivamente, apelaron de la decisión dictada por el Tribunal Undécimo de Primera Instancia en Funciones de Control de este Circuito Judicial Penal, el 17-07-2012, en los términos siguientes:


“…Quienes suscriben, ALFREDO LEONARDO PÉREZ RAMÍREZ y JOHANNA VICTORIA GARCÍA actuando con el carácter de Fiscal Principal y Auxiliar Centésimo Quincuagésimo Séptimos del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con Competencia en Materia contra las Drogas, respectivamente, conforme a las atribuciones que nos confieren los artículos 285 ordinal 4o y 6o de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, artículo 16 numerales 6 y 18, artículo 37 Ordinal 16, articulo 31 numeral 5o de la Ley Orgánica del Ministerio Público, 111 ordinal 14-19, 433, 449 en concordancia con las disposiciones del Artículo 447 Ordinales 4 y 5 todos del Código Orgánico Procesal, ante usted acudimos para interponer RECURSO DE APELACIÓN en contra de la decisión dictada en fecha 17 de Junio de 2012, emanada del JUZGADO UNDÉCIMO (11°) EN FUNCIONES DE CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS, relacionado con el expediente 11C-14361-12, mediante la cual se celebró Audiencia para oír al Imputado, ciudadano GABRIEL RODRÍGUEZ MORALES titular de la cédula de identidad V- 23.630.410 por la presunta comisión del delito de TRAFICO EN LA MODALIDAD DE DISTRIBUCIÓN DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES Y PSICOTRÓPJCAS previsto y sancionado en el articulo 149 de la Ley Orgánica de Drogas segundo aparte; audiencia en la cual el Representante Fiscal de la sala de flagrancia de dicha circunscripción al momento de realizar la misma, solicitó Medida de Privación Judicial Preventiva de Libertad de conformidad con lo establecido en el los articulo 250 numerales 1, 2 y 3 y 251 del Código Orgánico Procesal Penal, apartándose el Juzgado antes mencionado, de la precalificación jurídica dada por el Ministerio Público, cambiando la misma al delito de POSESIÓN DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES Y PSICOTRÓPICAS previsto y sancionado en el articulo 153 de la Ley Orgánica de Droga, señalando que no se encuentran llenos los extremos del articulo 250 del Código Orgánico Procesal Penal y mencionando que el procedimiento policial no cuenta con testigos que den fe de las actuaciones practicadas por los funcionarios policiales, aunado al hecho de que en dicha audiencia el imputado se declaro consumidor, admitiendo además que poseía una bolsita con droga para su consumo, decretándole el Juzgado de Control Medida Cautelar Sustitutiva a la Privación Judicial Preventiva de Libertad de conformidad con lo establecido en el articulo 256 ordinal 3 del Código Orgánico Procesal Penal, específicamente presentación cada treinta (30) días por ante la sede del tribunal.

MOTIVO: La decisión de fecha 17 de junio de 2012, expediente 11C-14361-12, emanada del Tribunal Undécimo de Primera Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, es recurrible por los siguientes argumentos:

CAPITULO I
DEL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL PRESENTE RECURSO


"Artículos 447. Decisiones recurribles.
Son recurribles ante la corte de apelaciones las siguientes decisiones: (...)

5. Las que causen un gravamen irreparable, salvo que sean declaradas impugnables por este Código; (...).

Con base al dispositivo técnico jurídico antes trascrito, el Ministerio Público estima admisible el presente recurso ordinario de apelación en razón de lo que a continuación se expone:

CAPITULO II DE LOS HECHOS

En fecha 17 de Junio de 2012, la Abg. MARÍA JOSÉ FUTRILLE en su carácter de Fiscal Auxiliar de la Sala de Flagrancia del Ministerio Publico del Área Metropolitana de Caracas, presento y coloco a disposición del Juzgado Undécimo de Primera Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, al ciudadano GABRIEL RODRÍGUEZ MORALES, quien siendo aproximadamente la una (01:00) de la madrugada, fue aprehendido por los funcionarios Oficial Jefe (CPNB) HIDALGO DENNY, OFICIAL AGREGADO (CPNB) CASTRO ROBÍN, OFICIAL (CPNB) QUINTERO LAIXANDER, OFICIAL (CPNB) PAREDES ROBERT, OFICIAL (CPNB) NIEVES HUBERT, OFICIAL (CPNB) RUIZ JONATHAN, OFICIAL (CPNB) ZAMBRANO DENNYS, OFICIAL (CPNB) GARCÍA HENRRY, OFICIAL (CPNB) MORENO OSMELY, OFICIAL (CPNB) MENDOZA GABRIEL, OFICIAL AGREGADO (CPNB) CUMARIN FREDDY Y OFICIAL (CPNB) ANDRADE YANITZA , todos adscritos al Servicio de Patrullaje Motorizado del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana, quienes encontrándose en labores de patrullaje motorizado transitando por el Barrio Isaías Medina Angarita, Sector los 12 Apóstoles, al lado de la Capilla los 12 Apóstoles, lograron avistaron a un ciudadano con las siguientes características fisonómicas de contextura gruesa 1.72 metros de estura aproximadamente, de piel morena, cabello rizado de color negro, quien vestía para el momento chaqueta de color azul con rojo, pantalón jeans de color azul, zapatos deportivos de color negro con blanco, camisa de color azul, el cual al ver la presencia policial se torno nervioso situación esta que llamo la atención de los funcionarios policiales, descendiendo estos rápidamente de los vehículos tipo moto en los cuales se trasladaban dándole la voz de alto previa identificación como funcionarios policiales, procediendo el Oficial Quintero Leixamar, a solicitarle exhibiera de forma voluntaria los objetos adheridos a su cuerpo, indicando que no poseía objeto alguno de interés criminalístico, por lo que de inmediato procedieron los funcionarios a practicarle la respectiva inspección corporal de conformidad con lo establecido en el articulo 205 del Código Orgánico Procesal Penal, incautándole en el bolsillo derecho delantero del pantalón que vestía para el momento la cantidad de ocho (08) envoltorios elaborados en material sintético traslucido de los cuales seis (06) tienen cierre hermético, en uno de sus extremos contentivos en su interior de una sustancia conformada por fragmentos vegetales de color pardo verdoso y semillas del mismo color de aspecto granuloso presunta droga denominada (MARIHUANA), la cual al ser pesado arrojo un peso de 45 gramos, es por lo que precedieron a practicar su detención, no sin antes notificarle sus Derechos y Garantías Constitucionales, resguardando la sustancia incautada; precalificando el delito de TRAFICO EN LA MODALIDAD DE DISTRIBUCIÓN DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES Y PSICOTRÓPICAS previsto y sancionado en el articulo 149 segundo aparte de la Ley Orgánica de Droga, donde la representante fiscal solicito la aplicación del procedimiento ordinario de conformidad con lo establecido en el articulo 280 y 373 del Código Orgánico Procesal Penal y la imposición de una Medida de Privación Judicial Preventiva de Libertad, de conformidad con lo establecido en el articulo 250 ordinales 1, 2, 3 y 251 ordinales 2 y 3 ambos ejusdem, donde el Juez a quo se aparta de la precalificación jurídica dada por el Ministerio Público y cambia la calificación jurídica a POSESIÓN DE SUSTANCIAS ESTUPEFACIENTES Y PSICOTRÓPICAS previsto y sancionado en el articulo 153 de la Ley Orgánica de Droga, motivado que no se encuentran llenos los extremos del articulo 250 del Código Orgánico Procesal Penal, señalando que el procedimiento policial no cuenta con testigos que certifiquen la actuación del organismo policial, aunado al hecho de que el imputado de autos en la audiencia de presentación se declaro consumidor, decretando Medida Cautelar Sustitutiva de la Privación Judicial Preventiva de Libertad de conformidad con lo establecido en el articulo 256 ordinal 3 del Código Orgánico Procesal Penal, la cual contemplan presentación periódica cada treinta (30) días por ante la oficina de presentación de imputados.

CAPITULO III DE LA MOTIVACIÓN DEL RECURSO

Es menester señalar lo siguiente, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en Sentencia No. 3421, de fecha 09 de Noviembre del año 2005, de carácter vinculante toda vez que la misma es el resultado de la interpretación por parte de la precitada sala de los artículos 29 y 271 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, situación que a tenor de lo establecido en el artículo 335 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela le acredita tal carácter, en los siguientes términos:

"...El Tribunal Supremo de Justicia garantizará la supremacía y efectividad de las normas constitucionales; será el máximo y último interprete de esta Constitución y velará por su uniforme interpretación y aplicación.
Las interpretaciones que establezca la Sala Constitucional sobre el contenido o alcance de las normas y principios constitucionales son vinculantes para las otras Salas del Tribunal Supremo de Justicia y demás Tribunales de la República…”

De igual manera en importante resaltar el criterio vinculante de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia N 1728 de fecha 10 de Diciembre de 2009 ponencia de la magistrada Carmen Zuleta De Merchan, en donde la referida sala reitera con carácter vinculante los criterios mediante los cuales ha calificado como lesa humanidad aquellos delitos vinculados al trafico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, quedando excluidos estos de los beneficios procesales, el indulto, la amnistía y el otorgamiento de medidas cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de la libertad, sentencia de la cual se extrae;

"...los delitos de lesa humanidad, las violaciones punibles de los derechos humanos y los delitos por crimines de guerra, quedan excluidos de beneficios como lo serian las medidas cautelares sustitutivas subrayado nuestro... Al comparar el articulo 271 constitucional con el trascrito 29, donde el primero se refiere a acciones penales Imprescriptibles y que, al igual que la ultima norma mencionada, reconoce como imprescriptibles a los delitos contra los derechos humanos, la sala debe concluir que el delito de trafico de estupefacientes, cuya acción también es imprescriptible debe considerarse por su connotación y por el especial trato que le otorga el articulo 271 constitucional, como delito de lesa humanidad..."

Es por lo cual, que basado en esta sentencia de carácter vinculante de la sala constitucional, que la aplicación de una medida cautelar sustitutiva de la libertad no era la medida mas apegada a derecho basado en el principio de la legalidad y tomando en cuanta que el peso de la sustancia incautada se encuentra dentro de los limites establecidos para ser acordada tanto la precalificación jurídica dada por el representante fiscal la cual consistió Trafico en la Modalidad de Distribución de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas previsto y sancionado en el articulo 149 segundo aparte de la Ley Orgánica de Drogas así como la imposición de una Medida Privativa de Libertad de conformidad con los artículos 250, 251 y 252 del Código Orgánico Procesal Penal, obviando dicho juzgador con su pronunciamiento en relación a la imposición de una medida cautelar sustitutiva de la libertad las circunstancias de tiempo modo y lugar que originaron la aprehensión del referido ciudadano, las cuales se evidencian de la siguiente manera:
"...siendo la 01:00 horas de la mañana, de esta misma fecha encontrándose en labores de patrullaje motorizado transitando por el Barrio Isaías Medina Angarita, Sector los 12 Apóstoles, al lado de la Capilla los 12 Apóstoles, avistamos a un ciudadano con las siguientes características fisonómicas de contextura gruesa 1.72 metros de estura aproximadamente, de piel morena, cabello rizado de color negro, quien vestía para el momento chaqueta de color azul con rojo, pantalón jeans de color azul, zapatos deportivos de color negro con blanco, camisa de color azul, el cual al percatarse de la presencia policial se torno nervioso situación esta que llamo nuestra atención, descendiendo rápidamente de los vehículos tipo moto en los cuales nos