REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA DE JUICIO DEL
TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO

Valencia, 15 de noviembre del año 2007.-

SENTENCIA DEFINITIVA


EXPEDIENTE
GP02-L-2004-000913



DEMANDANTE:
HENRRY MONTOYA, Venezolano, mayor de edad, titular de la cedula de identidad numero 10.735.603


APODERADO JUDICIAL:
WILLIAN ORTEGA, I.P.S.A. N°-78.834.-


DEMANDADO
MANUFACTURAS DE PAPEL, C.A.


APODERADO
VICTOR ALVAREZ, I.P.S.A N°- 40.047.-


MOTIVO
ENFERMEDAD PROFESIONAL





El presente juicio se inició en virtud de la demanda que por ENFERMEDAD OCUPACIONAL, incoara el ciudadano HENRRY MONTOYA, Venezolano, mayor de edad, titular de la cedula de identidad numero 10.735.603, representado por el abogado el abogado WILLIAN ORTEGA, I.P.S.A. N°-78.834, contra la empresa MANUFACTURAS DE PAPEL, C.A, representada por el abogado VICTOR ALVAREZ, I.P.S.A N°- 40.047, presentada en fecha 09 de agosto del año 2004, ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos del Circuito Judicial de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, (URDD), se celebró Audiencia de Juicio en fecha 07 de noviembre del 2007, en la cual se declaro PARCIALMENTE CON LUGAR LA PRETENSIÓN DEL ACTOR, en consecuencia procedo a publicar el fallo bajo los términos siguientes:

ALEGATOS DE LA PARTE ACTORA:

 Se trata de un trabajador que en fecha 08 de mayo de 2000 ingreso a laborar en la empresa como ayudante general en el departamento de fabricación.
 Que su labor consistía en cargar bultos de papel y cajas, con pesos entre 12 y 22 Kg, debiendo colocarlas en paletas, haciendo más peso ya que las paletas tenían rodillos que pesaban entre 55 y 60 Kg.
 Con un horario de 12 horas consecutivas.
 Atribuye la ocurrencia de la enfermedad que dice padecer, a la falta de precaución de la accionada, ya que estaba sometido a riesgos a trabajos forzados.
 A los fines de fundamentar el origen de la enfermedad que dice padecer, señala el actor que en el año 2002 le dieron unos supuestos dolores que tuvo que trasladarse al servicio medico de la empresa, en donde según lo dieron un calmante.
 Que realizo resonancia magnética la cual diagnostico que le diagnostico RECTIFICACIÓN ALTIALGICA DE LORDOSIS LUMBAR, PREMINENCIA DEL DISCO ASOCIADO A ESTENOSIS DEL CANAL L4-L5 CON CONTACTO TECAL VENTRAL, EXTRSIÓN DISCAL L5-S1 CON AFECTACIÓN COMPRESIVAS TECAL Y RIDICULAR BILATERAL DE PREDOMINIO IZQUIERDO Y SUGIEREN EVALUACIÓN RADIOLOGICA DINAMICA PARA DESCARTAR INESTABILIDAD EN LOS NIVELES MENCIONADOS.
 Alega que en fecha 06-11-2003 asistió al IVSS.
 Alega que en la actualidad sufre de fuertes dolores a nivel lumbar con molestias, no pudiendo realizar esfuerzos físicos, subir escaleras.
 Por cuanto la enfermedad que dice padecer, le ocasionó daños morales, solicita que se condene a la accionada a lo siguiente:
De conformidad con el Art. 33, parágrafo s segundo, nun. 3, de la LOPCYMAT, la suma de Bs.
9.812.295,00. Igualmente demanda por daño moral, la cantidad de Bs. 50.000.000,oo.

II
Vista la admisión de los hechos por la demandada, por su incomparecencia, se tiene como admitido la relación de trabajo y la fecha de inicio de la misma, así como la existencia de la discapacidad parcial y permanente, agravada por el trabajo.-

III
PRUEBAS DEL PROCESO:

La parte actora promovió:
Merito favorable de los autos, documentales, testimoniales, experticia.

La parte accionada por su parte promovió:
Documentales.

VALORACIÓN DE LAS PRUEBAS

Parte actora
Consignados con el libelo:
1. Corre al folio 5, Copia de informe, suscrito por le medico radiólogo Ernesto Hernández, del Hospital Central de Maracay. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto al emanar de un tercero, debió haber sido ratificado en su contenido y firma. Y ASÍ SE DECIDE.-
2. Corre a los folios 6 y 7. Acta levantada en el Ministerio del Trabajo. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto no aporta nada a la solución de la controversia,
3. Consta al folio 8. Notificación de compromiso, dirigido al ciudadano WILLIAMS ANTONIO HENRRY. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto el ciudadano mencionado no es parte en la presente causa, por lo que no aporta dicha documental nada a la solución de la controversia. Y ASÍ SE DECIDE.-

JUNTO AL ESCRITO DE PRUEBAS:
Merito favorable de los autos.
No es un medio de prueba, sino una solicitud de aplicación del Principio de la Comunidad de la Prueba, ya que este Tribunal está en el deber de aplicar de oficio siempre, sin necesidad de alegación de parte, es por ello que al no ser promovido un medio probatorio susceptible de valoración es improcedente valorar tales alegaciones. ASI SE DECIDE.-

 Copia de Informe emitido por la Unidad de Asociación para el estudio de la Medicina. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto la misma fue desconocida por la parte demandada, por ser copia fotostática y la misma no emana de su representada. Y ASÍ SE DECIDE.-
 Copia de evaluación practicada por el Departamento Médico interno de MANPA. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto la misma fue impugnada por la parte demandada, aunado a la contradicción que existe entre esta documental y la documental marcada 4, tal y como lo señala la parte demandada se contradicen, en virtud que la fecha que aparece en el informe medico es de fecha 29-10-2002, y la fecha de reincorporación emanada del IVSS, es de fecha 17-11-2007.
 Copia de acta levantada en la Inspectoria del Trabajo. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto no aporta nada a la solución de la controversia.
 Copia fotostática de certificado de incapacidad. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto existe contradicción entre esta documental y la documental marcada 2, tal y como lo señala la parte demandada se contradicen, en virtud que la fecha que aparece en el informe medico es de fecha 29-10-2002, y la fecha de reincorporación emanada del IVSS, es de fecha 17-11-2007.

PRUEBA DE EXPERTICIA:

Consta a los folios 232 al 234, información emanada por el TSU WLMER CASTELLANO, en la cual solicita a este Tribunal se le otorgue un tiempo prudencial para la ejecución del requerimiento, a los fines de determinar si la enfermedad padecida por el actor es de origen ocupacional.


PRUEBA TESTIMONIAL
Vista la incomparecencia de los testigos promovidos se declaro desierto dicho acto. Y ASÍ SE DECIDE.-


DECLARACIÓN DE PARTE:

Dicha solicitud fue negada, en virtud de ser la misma una facultad que le otorga el legislador al Juez, que de ser necesario se evacuará de oficio.


PRUEBAS PARTE DEMANDADA

1. Corre al folio 158, Registro de Asegurado, documento administrativo no impugnado por el actor, el cual merece valor probatorio, del mismo se deriva que el actor se encuentra inscrito en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales por la empresa demandada.
2. Corre al folio 159. Liquidación de personal. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto no aporta nada a la solución de la controversia.
3. Corre al folio 160. carta de renuncia. Quien decide no le otorga valor probatorio, por cuanto no aporta nada a la solución de la controversia.
4. Constancia de advertencia de riesgos. Quien decide le otorga valor probatorio, por cuanto la misma no fue impugnada por la parte actora. Y ASÍ SE DECIDE.-
5. Carta de notificación de riesgo. Quien decide le otorga valor probatorio, por cuanto la misma no fue impugnada por la parte actora. Y ASÍ SE DECIDE.-

AUTO PARA MEJOR PROVEER
Consta a los autos a los folios 220 y 221, acta levantada por este Juzgado en el cual se procedió a diferir el dispositivo del fallo, y se ordenó oficiar a INPSASEl, a los fines que remitiera las resultas del examen medico practicado al actor.
Igualmente consta a los autos a los folios 252 al 269. Copia certificada de informe de origen de enfermedad, suscrito por OLGA SIERRALTA, en la cual CERTIFICO que el actor padece HERNIA DISCAL CERVICAL C5-C6 Y HERNIA DISCAL LUMBAR L5-S1. AGRAVADAS POR EL TRABAJO, que le ocasionaron al trabajador una DISCAPACIDAD PARCIAL Y PERMANENTE para el trabajo. Y ASÍ SE APRECIA.-

CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

Con relación a la prescripción alegada por la demandada en la contestación de la demanda, debe señalar esta juzgadora que vista la incomparecencia de la parte demandada a la prolongación a la audiencia de juicio, a los fines de dictar el dispositivo oral del fallo, se presume la admisión de los hechos, y revisado el acervo probatorio, así como lo dilucidado en la audiencia de juicio, y aunado a la certificación que consta a los autos, esta Juzgadora señala que en materia de daño moral proveniente de un accidente o enfermedades profesionales, la doctrina y la Jurisprudencia han establecido la aplicación de la teoría del riesgo profesional, fundamentada principalmente en la responsabilidad objetiva por la guarda de la cosa, -artículo 1.193 del Código Civil-, esto es, que el empleador responde independientemente del grado de culpabilidad de alguna de las partes o de un caso fortuito, toda vez que el riesgo de la profesión es inevitable, pero se requiere de manera indefectible el cumplimiento de una condición, cual es, que el accidente o enfermedad se origine del servicio mismo o con ocasión de él, por lo que tal y como consta en dicha certificación, la discapacidad parcial y permanente, fue agravada por el trabajo.

En sentencia de fecha 17 de Mayo del año 2000, la Sala Social señaló:
“…De lo anteriormente expuesto, se evidencia que la teoría de la responsabilidad objetiva nace del supuesto de que el daño causado por un objeto debe ser reparado por su propietario, no porque el dueño haya incurrido en culpa, sino porque su cosa, su maquinaria ha creado un riesgo, sobre el cual debe responder, indemnizando al trabajador tanto por el daño material como por daño moral…”.

La demandada debe soportar las consecuencias de los riesgos inherentes al trabajo, por lo que tal y consta en la certificación de INSPASEL la cual determinó que el actor padece HERNIA DISCAL CERVICAL C5-C6 Y HERNIA DISCAL LUMBAR L5-S1. AGRAVADAS POR EL TRABAJO, que le ocasionaron al trabajador una DISCAPACIDAD PARCIAL Y PERMANENTE para el trabajo, por lo que ha quedado evidenciado que el actor padece discapacidad agravada por el trabajo, y no producto de este, es decir que no existe causa-efecto evidenciada.
De los medios probatorios aportados al proceso por las partes, se evidencia que el ciudadano HENRRY MONTOYA se encontraba inscrito en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, así mismo se observa que le fue entregado por parte de la demandada descripción de riesgos, y carta de notificación de riesgo.
De lo anterior se infiere que la demandada ha dado cumplimiento con las normas mínimas de seguridad debidas como empleador, no existiendo ninguna observación negativa en el informe de investigación de origen de enfermedad de fecha 03-08-2007.
Aún cuando no se evidencia alguna inobservancia de los deberes del empleador en el resguardo de la prevención, seguridad y bienestar en el trabajo, su obligación emerge de la responsabilidad objetiva, tal como se indicara precedentemente, pues el infortunio en el trabajo manifestado a través de un estado patológico como consecuencia de las labores ejercidas dentro de la empresa demandada, produjo en el actor ciertas limitaciones físicas, que desencadena discapacidad parcial y permanente, limitándolo a realizar labores que exijan medianos o grandes esfuerzos físicos, como levantar, halar, cargar y empujar, flexión, y rotación del tronco de manera repetitiva, bipedestación prolongada, subir y bajar escaleras, por lo que, en consecuencia, surge procedente el daño moral con ocasión de la responsabilidad objetiva.
Tal y como lo establece la Sala Social , en sentencia de fecha 13 de diciembre del año 2005 con ponencia de la Magistrado Carmen Elvigia Porras y 07 de febrero del año 2006 con ponencia del Magistrado Alfonso Valbuena, establecieron en su orden:

“……En este sentido la Sala observa, que a pesar de no poder establecerse la responsabilidad subjetiva de la empresa demandada, existe la obligación derivada de la doctrina del riesgo profesional –responsabilidad objetiva-, en virtud de la cual el patrono, aún cuando no pueda imputársele la producción de un daño a título de dolo o culpa, está en la obligación de indemnizar los daños derivados de accidentes laborales, ya que en éstos se concreta ese riesgo que el empresario introduce en el tráfico jurídico con ocasión de una explotación económica dirigida a obtener ganancias, y porque tales riesgos se encuentran en estrecho contacto social con la esfera jurídica del trabajador….” (Destacado del tribunal).


“……Ahora bien, en cuanto a las indemnizaciones derivadas de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, esta Sala de Casación Social ha sostenido reiteradamente que se encuentran contempladas en cuatro textos legislativos distintos, a saber: La Ley Orgánica del Trabajo, la Ley del Seguro Social Obligatorio, la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo, siendo la aplicable al presente caso la publicada en fecha 18 de julio de 1986, actualmente derogada, y el Código Civil.
Las disposiciones previstas en la Ley Orgánica del Trabajo……. están signadas por el régimen de la responsabilidad objetiva del empleador, contemplada en el artículo 560 eiusdem, según el cual el patrono debe responder e indemnizar al trabajador por los accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, provengan del servicio mismo o con ocasión de él, aunque no haya imprudencia, negligencia, impericia o inobservancia de los reglamentos por parte de la empresa o de los trabajadores…….
…… Ahora bien, el régimen de indemnizaciones por infortunios en el trabajo previsto por la Ley Orgánica del Trabajo, es supletorio del consagrado en la Ley Orgánica del Seguro Social…..
…… Por su parte, la derogada Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo tenía como objeto regular la parte preventiva de los riesgos laborales, según se expresa en su artículo 1°, y a tal fin dispone en su artículo 33, un grupo de sanciones patrimoniales, administrativas y penales para los casos en que el accidente de trabajo o la enfermedad profesional se produzca por la no corrección por parte del empleador, de una condición insegura previamente advertida y conocida por el empleador………
…… cuando dichos infortunios se produzcan como consecuencia del incumplimiento de las normas de prevención, sabiendo el empleador que sus trabajadores corrían peligro en el desempeño de sus labores y no corrigió las situaciones riesgosas…..
…… Es decir que el empleador responde por haber actuado en forma culposa, con negligencia, imprudencia o impericia, y siempre será preciso que en caso de reclamación de la indemnización correspondiente el trabajador demuestre que el patrono conocía de las condiciones riesgosas…….
……Al no haberse comprobado el incumplimiento de las normas de higiene y seguridad industrial, requisito indispensable para la procedencia de las indemnizaciones establecidas en la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, resulta forzoso para la Sala declarar la improcedencia de las indemnizaciones reclamadas……..
…….En cuanto a la indemnización por lucro cesante, esta Sala observa que es requisito de procedencia de este tipo de reclamos, la demostración de que el accidente de trabajo o la enfermedad profesional fue producto de un hecho ilícito……
……puede reclamar la indemnización por daño moral y en aplicación de la “teoría del riesgo profesional”, la responsabilidad patronal de reparar dicho daño es objetiva es decir, debe ser reparado por el patrono aunque no haya habido culpa en la ocurrencia del infortunio de trabajo…..”

Por lo que a los fines de la cuantificación del daño moral, este Juzgado pasa a valorar los siguientes aspectos:
 Importancia del daño: la discapacidad agravada por el trabajo que padece el actor, ocasionó una discapacidad parcial y permanente.
 La responsabilidad de la accionada: No se evidencia una actitud negligente o imprudente del patrono en cuanto a la falta de resguardo o el incumplimiento de normas de seguridad, pero quedo determino que tal discapacidad se produjo con ocasión del trabajo, por lo que surge la responsabilidad del empleador independientemente de su culpa, por tal motivo resulta procedente el reclamo por daño moral.
 La conducta de la víctima: No se evidencia alguna conducta intencional del actor.
 Grado de educación y cultura del reclamante: El actor tiene segundo año de bachillerato.
 Posición social y económica del reclamante: Se deduce que los recursos económicos del actor provienen directamente de la labor que puede desempeñar.
 En cuanto a la edad del actor: Para el momento de evaluación médica por ante el INPSASEL, tenía 38 años de edad, encontrándose activamente productivo.
 Referencia pecuniaria estimada por la Juez: Demostrado como ha sido que la discapacidad parcial permanente, fue agravada por el trabajo, este Juzgado fija la cantidad de CINCO MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 5.000.000,00) como indemnización por daño moral.

Por todo lo antes expuesto la pretensión del actor resulta parcialmente con lugar



DECISIÓN
En orden a los razonamientos expuestos y a las pruebas valoradas ut-supra, éste Juzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley declara PARCIALMENTE CON LUGAR la pretensión del actor, por lo que le corresponde pagar al actor lo siguiente:

DAÑO MORAL, por la suma de Bs. 5.000.000,oo

No hay condenatoria en costas, por no haber vencimiento total.

PUBLÍQUESE, REGÍSTRESE Y DÉJESE COPIA.

Dada, sellada y firmada en la Sala de Despacho del Juzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, en Valencia a los 15 días del mes de noviembre del año 2007. 197º de la Independencia y 148º de la Federación.

YUDITH SARMIENTO DE FLORES
LA JUEZ

La Secretaria


En la misma fecha se dictó, publicó y registró la anterior sentencia, siendo las 03:30 p.m.-


La Secretaria


Exp. GP02-L-2004-000913