REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE
EL JUZGADO SUPERIOR SEGUNDO EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRÁNSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS
Años 196º Y 147º

DEMANDANTE: JULIA DEL CARMEN MENA TORRES, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad Nº 4.466.601, abogada en ejercicio, inscrita en el Inpreabogado bajo el Nº 24.066, actuando en su propio nombre.

DEMANDADO: ARELIS JOSEFINA CAMEJO SEIJAS, sin identificación ni representación judicial en estos autos.

MOTIVO: COBRO DE BOLIVARES

SENTENCIA: INTERLOCUTORIA

EXPEDIENTE: 06-9886

I
ANTECEDENTES

Corresponde a este ad quem conocer y decidir el recurso ordinario de apelación ejercido en fecha 19 de octubre de 2006, por la abogada JULIA MENA TORRES, actuando en su propio nombre y representación, contra el auto proferido el 16 de octubre de 2006, por el Juzgado Undécimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, que negó la designación de correo especial para tramitar la citación personal de la parte demandada para la evacuación de posiciones juradas promovida por la parte actora, en el juicio por cobro de bolívares seguido por la mencionada abogada, contra la ciudadana ARELIS JOSEFINA CAMEJO SEIJAS, expediente Nº 21.919 (nomenclatura del aludido Juzgado Undécimo de Primera Instancia).

Por auto de fecha 25 de octubre de 2006, el juez a quo oyó en un solo efecto el medio recursivo ejercido por la parte actora, ordenando la remisión de las actuaciones que en copia certificada indicaran las partes, para que el juzgado superior jerárquico vertical que resultara sorteado, decidiera la misma.

Verificado el trámite de distribución de expedientes en fecha 27 de noviembre de 2006, le fue asignado a esta Superioridad el conocimiento y decisión de la mencionada apelación, recibiendo las actuaciones el 05 de diciembre de 2006. Por auto dictado en fecha 06 del mismo mes y año, se le dio entrada al expediente, fijándose el décimo (10°) día de despacho siguiente a esa data para que las partes presentaran Informes, dejándose constancia de que si las partes ejercieran ese derecho, se aperturaría un lapso de ocho (8) días de despacho para la consignación de las Observaciones que las partes tengan a bien realizar, conforme lo prevé el artículo 519 del Código de Procedimiento Civil.

Por auto dictado el 09 de enero de 2007, el tribunal dijo “Vistos” y entró en etapa de dictar el fallo respectivo, dado que ninguna de las partes presentó Informes en este caso.
Cumplido el trámite de sustanciación conforme al procedimiento de segunda instancia para sentencias interlocutorias, se entró en la fase decisoria que nos ocupa.

II
MOTIVACIONES PARA DECIDIR

Estando dentro del lapso de ley para dictar el fallo correspondiente, procede este Tribunal a hacerlo con sujeción a los razonamientos y consideraciones que se exponen a continuación:

Se defieren al conocimiento de esta Alzada las presentes actuaciones, en razón del recurso ordinario de apelación interpuesto en fecha 19 de octubre de 2006, por la abogada JULIA MENAS TORRES, actuando en su propio nombre, contra el auto proferido en fecha 16 de octubre de 2006, por el Juzgado Undécimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, que negó la designación de correo especial para tramitar la citación personal de la parte demandada para la evacuación de posiciones juradas promovida por la parte actora, que reza así:


“...Vista la diligencia de fecha 27 de septiembre de 2006, suscrita por la abogada JULIA MENA TORRES, mediante la cual solicita se le designe corres (sic) especial a los fines de tramitar la citación persona (sic) de la demandada para la evacuación de las posiciones juradas promovidas, este Tribunal a los fines de proveer observa: establece el artículo 400 del Código de Procedimiento Civil, Ordinal 2° “...No se entregarán en ningún caso a las partes interesadas los despachos de pruebas para los jueces comisionados...”, en razón de la norma antes transcrita es por lo que este Tribunal niega lo solicitado por la abogada JULIA MENA TORRES...”. (Ènfasis propio de la cita).

Expuesto lo anterior, se puede apreciar que el thema decidendum en este caso está referido a determinar si el auto recurrido se encuentra o no ajustado a derecho, a cuyos efectos se observa:

Revisadas y analizadas cuidadosamente las actuaciones procesales efectuadas en este caso, se evidencia que la parte demandante mediante diligencia de fecha 27 de septiembre de 2006, solicitó al a quo se le designara correo especial para tramitar la citación personal de la parte demandada para la evacuación de las posiciones juradas que promovió, lo que efectuó en los siguientes términos:

“En fecha y despacho del día de hoy, 27 de septiembre de 2006, comparece la abogada Julia Mena Torres, quien con el carácter acreditado en autos expone y solicita: habida cuenta la negativa del Tribunal a designarme correo especial para tramitar la citación personal de la demandada para la evacuación de las posiciones juradas promovidas, respetuosamente solicito a la ciudadana reconsiderar su posición sobre este asunto toda vez que en este caso de lo que se trata es del simple, sólo y puro correo a los únicos fines de llevar el respectivo despacho y oficio de comisión, así como la correspondiente boleta de citación al Juzgado del Municipio José Felix Ribas en la Victoria para que este cite a la demandada. Tengase (sic) en cuenta que el Tribunal no está dejando en mis manos absolutamente ningún instrumento probatorio, que en mi modesto entender, es a lo que se refiere la prohibición legal. Respetuosamente señalo a la ciudadana jueza que en ningún otro Tribunal se hace objeción a este tipo de situaciones; pues el único interés de la actora es evitar la lentitud del correo ordinario. En atención a ello y en abono de la celeridad procesal ruego a usted proveer lo conducente para que la suscrita sea designada correo especial para tramitar la citación en cuestión…”.

Como ha quedado narrado, el juez a quo negó el pedimento formulado por la parte demandante ut supra transcrito, por lo que ante esa negativa la accionante ejerció el recurso ordinario de apelación el 19 de octubre de 2006, en cuya oportunidad manifestó lo siguiente: i) Que solicitó gestionar la citación de la demandada, por ser de su interés contribuir para que el proceso se haga menos lento. ii) Que en este caso la demandada consignó escrito de promoción de pruebas el 18 de octubre de 2005 y, en virtud de ser publicado fuera del lapso, el a quo ordenó la notificación de las partes, comisionando al Juzgado del Municipio respectivo en la ciudad de La Victoria, Estado Aragua, permitiéndosele a esa representación gestionar la notificación de la accionada; lo que tardó más de cuatro (4) meses en verificarse, a pesar de lo diligente que fue esa representación. iii) Que lo mismo ocurrió respecto a la admisión de las pruebas fuera del lapso -30 de mayo de 2006- por lo que, esa representación igualmente gestionó la notificación de la parte demandada. iv) Que ante ese retardo por omisiones del a quo, esa representación tiene particular interés en prestar su concurso para atenuar sus efectos, que se le ha negado gestionar la citación personal de la demandada para que absuelva posiciones juradas con fundamento en el artículo 400 del Código de Procedimiento Civil, disposición legal que no es aplicable a este caso, dado que la absolución por parte de la accionada de las posiciones juradas debe verificarse en la sede del juzgado de la causa, por lo que la comisión es exclusivamente para que el Alguacil del tribunal comisionado cite personalmente a la demandada, pero no para que esa prueba se evacue en la sede del comisionado, puesto que no lo permite la Ley. v) Que el ordinal 1º del artículo 400 in comento regula la práctica de pruebas por el Tribunal comisionado en el lugar del juicio, en tanto que el ordinal 2º se refiere a la práctica de pruebas por el Tribunal comisionado fuera del lugar del juicio, en cuyo caso, prohíbe expresamente la entrega a las partes de los despachos de pruebas para los jueces comisionados.

Así las cosas y según lo narrado, en la especie la demandante solicitó que se le designara correo especial a los únicos efectos de entregar el despacho de comisión librado al Juzgado del Municipio José Felix Ribas de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, para que practicara la citación personal de la parte demandada, a fin de que absuelva las posiciones juradas que le formulará la accionante, por lo que resulta claro y sin lugar a duda que la petición formulada por la demandante encuadra en el supuesto de hecho que prevé el artículo 400 del Código de Procedimiento Civil, que contiene una prohibición absoluta “en ningún caso” de entregar a las partes interesadas los despachos de pruebas para los Jueces Comisionados, que es el caso de autos; no obstante, los mismos pueden entregarse a una persona natural o jurídica que no tenga vínculo con las partes litigantes, si así lo considera pertinente el tribunal comitente.

Al respecto, el autor patrio Ricardo Henríquez La Roche, en su obra titulada “Código de Procedimiento Civil”, Tomo III, página 245, señaló lo siguiente:

“….4. Según el artículo, no pueden entregarse en ningún caso a las partes interesadas los despachos de pruebas para los jueces comisionados. Ello con el objeto de evitar “sorpresas” reñidas con la probidad y lealtad procesales; pues, de lo contrario el litigante tendría la opción de fijar unilateral y sorpresivamente, en perjuicio de la igualdad de las partes (Art. 15) el día de reanudación del lapso probatorio en el comisionado.
Sin embargo, puede el comitente nombrar correo especial –sea una persona natural o jurídica-, tomando cargo de que el portador ningún vínculo tiene con las partes litigantes…”

Así, en el sub lite ha quedado evidenciado que la petición formulada por la parte accionante está prohibida expresamente por la ley, lo que de suyo hace que deba confirmarse el auto apelado, y así se dispondrá en forma expresa, positiva y precisa en la sección dispositiva de esta decisión. ASÍ SE DECIDE.-

III
DISPOSITIVO DEL FALLO

Por los razonamientos anteriormente expuestos, este Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, administrando Justicia, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad que le confiere la Ley, declara:

PRIMERO: SIN LUGAR el recurso de apelación ejercido en fecha 19 de octubre de 2006, por la abogada JULIA MENA TORRES, en actuando en su propio nombre, contra el auto proferido el 16 de octubre de 2006, por el Juzgado Undécimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, que negó la designación de correo especial para tramitar la citación personal de la parte demandada para la evacuación de posiciones juradas promovida por la parte actora, el cual queda confirmado.

SEGUNDO: Dada la naturaleza de esta decisión, no hay especial condenatoria en costas.

Expídase por Secretaría copia certificada de la presente sentencia, a los fines de su archivo en el copiador de sentencias interlocutorias que lleva este juzgado, de conformidad con lo establecido en el artículo 248 íbidem.

PUBLÍQUESE Y REGÍSTRESE

Dada, firmada y sellada en la Sala de despacho del Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas. Años 196° de la Independencia y 147° de la Federación. En la ciudad de Caracas, a los diecinueve (19) días del mes de enero de dos mil siete (2007).
EL JUEZ,


¬¬¬¬¬¬¬¬¬ARTURO MARTÍNEZ JIMÉNEZ
LA SECRETARIA,


ABG. MILAGROS CALL FIGUERA

En esta misma fecha, siendo las tres y veinticinco minutos de la tarde (3:25 p.m.), se publicó, registró y agregó al expediente la anterior decisión, constante de cuatro (4) folios útiles.

LA SECRETARIA,


ABG. MILAGROS CALL FIGUERA


Expediente Nº 06-9886
AMJ/MCF/mm